¿Es rentable un aparcamiento solar?

Sin comentarios octubre 15, 2019

Hoy en día podemos ver que el aparcamiento solar es un concepto revolucionario dentro del mundo de las energías renovables, pero aplicado a los coches. De este modo, puedes ver que destacan las cubiertas solares fotovoltaicas por ser unas marquesinas solares que, por un lado, protegen los coches del calor y la lluvia y, por otro, permiten que se genere electricidad de una manera limpia.

Ahora bien, aquí surge la cuestión de si estos paneles también cumplen funciones de cargadores de coches. Esto, en principio, lo puedes ver de una manera positiva, pero todavía es necesario comprobar qué tipo de placa solar es más rentable. Por tanto, hay que estudiar diferentes opciones, entre las que entrarían cargar el vehículo directamente con la energía producida al instante, cargar las baterías con la energía acumulada o vender la energía producida en la red. ¿Resulta rentable un aparcamiento solar?

Cada opción tiene sus ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, a la hora de cargar las baterías de forma directa debes saber que necesitarás que brille el sol. Además, no podrás mover el coche de donde esté aparcado hasta que cargue por completo, por lo que se reducirá su tiempo de uso diario.

En cambio, con la segunda opción podemos obtener la energía que se haya acumulado, pero sabiendo que cuando se acabe necesita recargarse. Y la tercera sería vender la energía, aunque para ello hay que crear una ley que permita estas transacciones, algo que esperamos que cambie a corto plazo.

Claves de estos aparcamientos solares

Aquí también debemos preguntarnos si estos aparcamientos merecen la pena y si hay tantos coches para que estas cargas resulten factibles, ya que cada puesto de carga de energía requiere de una inversión importante. Por ejemplo, para un utilitario necesitamos producir 15 KWh con un sistema fotovoltaico de unos 3 kW de potencia nominal, lo que tiene un precio de unos 5000 euros. Además, para amortizarlo se necesitan unos 25 años con cantidades de carga normales, con uso de cinco días y un precio de un euro por cada 100 kilómetros.

No obstante, si esto lo comparamos con un coche de gasolina, vemos que necesita unos 7 euros para recorrer la misma distancia, de ahí que se quieran instalar estos puestos, ya que a la larga el ahorro será mayor. Además, esto también tiene en cuenta la situación del petróleo y las restricciones actuales y futuras para estos coches en las ciudades.

En definitiva, hay que tener en cuenta todos los condicionantes y la flota de vehículos, porque de momento todavía son muchos más los coches que funcionan con combustible. Sin embargo, puedes ver que los coches eléctricos se van abriendo paso poco a poco, por lo que este aparcamiento solar lo verás más pronto que tarde.


Sin comentarios