Gestión de aparcamientos y normativa sobre cepos en parkings

Sin comentarios julio 8, 2019

La gestión de los aparcamientos es tan importante en los espacios públicos como en los privados, sobre todo en estos últimos, donde cada vez vemos que hay más cepos para proteger la plaza. Ahora bien, ¿cómo podemos garantizar esta exclusividad? Lo explicamos en las siguientes líneas.

Muchos ciudadanos tienen dudas acerca de estos cepos y su legalidad, por el temor a que su instalación pueda suponer una alteración de los elementos comunes del garaje de una comunidad de vecinos o romper alguna ley. No obstante, no hay que confundir las normas de reglamentación de modificaciones con la instalación de estos dispositivos.Gestión aparcamientos: normativa cepos parkings

Estos cepos van anclados al suelo y delimitan, señalizan y limitan el uso de las plazas de parking para que solo los propietarios, o las personas con permiso de estos, puedan hacer uso de ellas.

La normativa sobre cepos de garajes

Para dar respuesta a estas cuestiones, debemos consultar diferentes fuentes para afianzar la respuesta como tal. La mayoría van encaminadas hacia la defensa del uso de la plaza de garaje por el propietario o el legítimo poseedor. Este podrá instalar en ella mecanismos para evitar el acceso a la misma, así como reclamar daños y perjuicios en caso de verse privado del derecho a usarla.

De hecho, en aquellos casos donde el incumplimiento sea reiterado por parte del demandado, se le puede achacar un delito de desobediencia a la autoridad judicial.

Por otro lado, la normativa relativa a estos cepos indica que son unas barreras disuasorias que tratan de impedir que la otra persona ocupe una plaza sin corresponderle. Son perfectamente aptos para usarse en el recinto de la plaza del poseedor, pues su instalación no repercute en los demás vecinos, siempre y cuando no contravenga las normas comunitarias.

En definitiva, esta normativa vela porque los conductores puedan tener un elemento que les permita aparcar sin problemas en su plaza de garaje.


Sin comentarios