Curiosidades sobre la gestión de estacionamiento regulado

Sin comentarios enero 5, 2018

curiosidades estacionamiento regulado

La gestión de estacionamiento regulado es una actividad ya común en cualquier ciudad, buscando la rotación de los vehículos y la mayor facilidad para poder aparcar, especialmente en las zonas cercanas al centro de las ciudades o en los grandes núcleos comerciales. Su objetivo es que no haya un colapso al haber una gran cantidad de coches.

No obstante, hay diferentes aspectos que caracterizan a esta gestión de estacionamiento regulado, así como también hay zonas que varían en función del color del aparcamiento. Es decir, existe la clásica zona azul, la zona roja y la zona verde.

Estas se diferencian según el lugar donde se encuentren, así como también tienen una distinción en cuanto a los precios, aunque las horas mínimas y máximas suelen ser las mismas. Esto quiere decir que en un lugar vale más (o menos) aparcar el mismo tiempo el coche que en otro, también considerado como estacionamiento regulado.

La ciudad, un indicativo del precio

Otro aspecto que diferencia a estas zonas de aparcamiento es el precio. Independientemente de lo nombrado antes en cuanto a las diferencias según el color de la zona, también depende del nivel adquisitivo y el sueldo medio de esa ciudad, ya que no se puede olvidar que estos controladores de aparcamiento son municipales, puestos por los ayuntamientos.

De esta manera, será más normal pagar un precio más alto en Madrid o en Barcelona que en el resto de las ciudades, pues la capital de España y la segunda ciudad más importante del país son los dos principales generadores de empleo, así como son las ciudades más pobladas y, por ende, con más coches.

Por último, toca resaltar la importancia de este elemento para las ciudades, evitándose así el mal estacionamiento o el clásico ‘doble fila’. Hoy en día, el aparcamiento va regulado por el tiempo, así que saca tu ticket y olvídate de dar vueltas para aparcar.


Sin comentarios